Publicado: 1 de Febrero de 2017

¿Qué es una cláusula suelo? ¿Está contenida en mi contrato de hipoteca? ¿Cómo puedo recuperar lo indebidamente pagado en virtud de la misma? Estas son las dudas más frecuentes que se pueden plantear a los consumidores con un préstamo hipotecario y en Abogados Viera queremos aportar todo nuestro conocimiento y atención para ayudarte a comprobar si eres uno de los afectados por las mismas y a recuperar todo lo pagado de más. En este artículo expondremos brevemente los puntos clave de esta cuestión.

¿Qué es una cláusula suelo?

Una cláusula suelo se podría definir como una cláusula incluida en un contrato de préstamo o crédito garantizado con hipoteca inmobiliaria a tipo variable, o para el tramo variable de otro tipo de préstamo, que establece un límite mínimo al interés a aplicar en la cuota aunque el tipo de interés baje.

¿Cómo detectarla?

Podemos advertir la presencia de tales cláusulas en nuestra escritura de préstamo hipotecario, con expresiones tales como límites a la aplicación del interés variable, límite de la variabilidad, tipo de interés variable.

¿Son legales estas cláusulas?

En España, la mayoría de hipotecas con interés variable firmadas a partir de 1997 incluyen estas cláusulas que perjudican al titular de las mismas pues le imponen el pago de  un porcentaje mínimo de intereses aunque en la realidad se produzca una bajada de los mismos o el interés sea negativo, en otras palabras, la cláusula impide que se traslade esa bajada real a la cuota mensual de la hipoteca. Su legalidad ha sido defendida por unos y cuestionada por otros si bien, el Banco de España y la Ley Hipotecaria, las consideran abusivas cuando las entidades financieras no informan de su presencia y consecuencias de forma clara, explícita y precisa, facilitando así al consumidor la comprensión de su contenido. Hay que señalar que también los notarios tienen obligación de advertir de su existencia.

La sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, había declarado su nulidad y carácter abusivo, entre otras razones, por su falta de transparencia. Si bien en 2015 se dicta nueva sentencia que limitaba la devolución de lo cobrado indebidamente por los bancos solo desde la fecha de la primera sentencia, es decir, desde el 9 de mayo de 2013, no estando obligados a devolver las cuotas cobradas con anterioridad a dicho momento.

No obstante, hay que remarcar que la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2016 desdice lo anterior obligando a los bancos y cajas de ahorros a devolver todo el dinero cobrado ilegalmente por las cláusulas suelo desde la fecha de firma de la hipoteca.

¿Cómo se puede recuperar el dinero indebidamente pagado?

El Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo tiene por objeto el establecimiento de un mecanismo extrajudicial que facilite la devolución de las cantidades indebidamente satisfechas por el consumidor persona física a las entidades de crédito en aplicación de determinadas cláusulas suelo.

De este modo, se exige a las entidades bancarias que, en el plazo de un mes desde la publicación de este Real Decreto implanten un sistema de reclamación previa a la interposición de demandas judiciales, que tendrá carácter voluntario y gratuito para el consumidor.

Según el decreto, el banco, una vez recibida la reclamación del afectado deberá remitir a éste un cálculo de la cantidad a devolver con los intereses o, en su caso, las razones por las que considera que no hay lugar a la devolución. Si el afectado está de acuerdo con el cálculo, el banco realizará la devolución del efectivo en un plazo máximo de tres meses desde la presentación de la reclamación, pudiendo también convenirse una medida compensatoria distinta de la devolución del efectivo como la amortización del capital pendiente de pago de la hipoteca. Cuando el procedimiento extrajudicial ha concluido sin acuerdo, el consumidor puede acudir a la vía judicial.

Es importante tener en cuenta que las cantidades que se cobren en virtud de las devoluciones de los intereses pagados de más (por las clausulas suelo) no tributarán en la renta de quién lo perciba porque no se trata de un rendimiento o indemnización sino simplemente de la devolución de aquello que se ha pagado de más. Se contempla asimismo que aquellos que hayan disfrutado de una reducción en el impuesto por el pago de esos intereses, tengan que pagar ahora por aquello de lo que en su día se beneficiaron.

Habrá que esperar para valorar la efectividad de tal mecanismo extrajudicial, pero uno de los principales problemas que plantea de entrada es que no aclara en qué situación quedan los consumidores que ya habían alcanzado un acuerdo extrajudicial con la entidad bancaria o concluido su procedimiento judicial con una resolución firme y definitiva sin beneficiarse de los efectos retroactivos de la cláusula suelo declarada abusiva.

CONTACTA CON NOSOTROS